• Home
  • /
  • Home
  • /
  • El poeta que duerme bajo las estrellas de Madrid

El poeta que duerme bajo las estrellas de Madrid

¡Hola a tod@s!

Pues siguiendo con el segundo viaje a Madrid, el segundo y tercer día me levanté con los pies fríos, y es que tuvimos la mala suerte de que las temperaturas bajaron hasta los 13 grados, pero eso no nos impidió disfrutar de la capital. Estuvimos degustando algunas delicias del mercado de San Miguel. Me encantó el sitio y, a pesar de no ser barato, hay mucha calidad y originalidad, que no es poco. Después pasamos la tarde por los lugares más emblemáticos de Madrid: la Plaza Mayor, Sol, por los barrios de Malasaña y Chueca… Además hice un descubrimiento cuando me topé con la tienda «The extreme collection» en la calle Serrano. Me encantó ver las prendas confeccionadas en España, con una costura de sastrería artesanal y al final me compré dos chaquetas que os enseñaré my pronto! Seguimos callejeando hasta las 7 de la tarde porque a las 9 salía nuestro AVE de vuelta a Alicante.

Como en el pasado post os enseñé el primer look de este viaje, esta vez os enseño los otros dos estilismos que me faltaban. El primero que escogí fue este vestido con estampado pin-up que me compré cuando estuve con mis hijas en una tienda de Fuencarral que tenía prendas muy originales y únicas. Lo combiné con este sombrero estilo fedora negro que yo misma adorné con flores para hacerlo más colorido y con un cinturón de cuero negro. Los demás complementos como el bolso, de Moschino, y las alpargatas, de Bimba y Lola, son los mismos que usé en el look anterior, y es que en una maleta de mano para 3 días no cabe mucho más!

 

El segundo look tenía que ser un poco más abrigado por la bajada de temperaturas, pero no por eso menos cómodo. Así que me puse mis vaqueros maqueados con una camisa blanca básica de hace una cuantas temporadas y un chaleco de polipiel, todo de Zara, para protegerme del frío que nos cogió por sorpresa! Además, como capa intermedia también me puse una camisa hawaiana, que me compré también cuando vine con mis hijas, entre el chaleco y la camisa blanca para darle un toque original y colorido. Las sandalias, de Bimba y Lola, quizá eran un poco fresquitas para ese clima pero muy cómodas, son de pelo y estampado felino, muy originales y le dan un toque indie al look junto con mis trenzas. El bolso, el mismo de Moschino. Y por último, las gafas son de Stradivarius y las joyas de mercadillo.

 

 

 

 

 

Pues como siempre, Madrid no me defraudó, lo único que es una lástima es que en una ciudad tan mágica haya tantas personas durmiendo en la calle… No pude evitar hablar con alguna de ellas porque la mayoría tienen muchas historias que contar, incluso me traje para casa un poema que me regaló un poeta callejero.

En fin, ¡espero que os guste y me vuelvo a despedir con un… has pronto Madrid!

Deja una respuesta