Eliminando muros

¡Hola a tod@s!

Con el look de hoy he querido mezclar piezas de estilos muy diversos, como en las culturas, que, aunque parezcan tan distintas, pienso que no nos diferenciamos tanto como a veces nos creemos, y casi siempre es por desconocimiento. No se trata de como vestimos, que en eso reconozco que sí hay muchas formas de expresarnos a través de la ropa y las creencias, más bien hablo de derribar fronteras, de eliminar muros, de poder caminar por el mundo sin creernos dueños de pedacitos de él por derecho adquirido. Será porque mi patria es mi corazón y no un sentimiento de orgullo por pertenecer a un territorio en el que por haber nacido ya soy más dueña del lugar que otra persona. ¿Es cuestión de posesión, medida en el tiempo en el que nos ubicamos? ¿O será que en la educación ya nos hacen creernos mejores que a otras etnias? ¡El pastel se puede cortar de tantas maneras! ¿Pero no sería mejor que todos tuviésemos derecho a probarlo?

Pues con este look de mezclas y colores espero conquistar un pedacito de vuestro corazón! El vestido con cuello mao es de Zara, me encanta el estilo japonés. Lo he acompañado con una estola de Stradivarius, de color mostaza y pelo super suave y muy calentito, ya que el invierno ya nos ha visitado y toca abrigarse. La cazadora es de autora, las hace una artista de mi pueblo, está hecha con pedazos de piel y es la prenda principal que me ha inspirado en mi mini historia de presentación del look. Me la han hecho de encargo y es única, así que si queréis que os hagan una, os puedo pasar el contacto. El bolso también es de una artesana que trabaja de forma independiente y las botas de cowboy las compré en un mercadillo, me costaron 10 euros y los estrené yo! Je je. El anillo es de Thomas Sabo, las gafas de Valentino, de un mercadillo, y no os digo lo que me costaron por si no lo creéis. Y, por último, el pendiente, que da un toque sofisticado, es una joya rusa, también comprada en un mercadillo. Y por los días que hacía que no publicaba un nuevo post, os regalo un pequeño poema:

Mi lugar es tu mirada, me reflejo en ella y veo agua.

Mi hogar es tu abrazo, que tus manos de seda no resbalen.

Mi lugar es la noche, cuando salen las estrellas.

Mi lugar es tu corazón mientras late.

¡Espero que os haya gustado y hasta pronto corazones de todo el mundo!

 

 

 

 

 

 

 

Deja una respuesta

Like Us On Facebook

Facebook Pagelike Widget

Entradas recientes