La gata con botas

¡Hola a tod@s!

Me veo con las botas y recuerdo un cuento clásico de Perrault: El gato con botas. Es una fábula, donde la princesa no es la protagonista, sino más bien el ingenio. Os hago un resumen para no aburriros: un molinero dejó la herencia a sus tres hijos, al primero dejo el molino, al segundo el asno y al tercero el gato. ¿Y quién fue el más afortunado? Pues yo creo que el gato, ya que, con su destreza, consiguió salvar su vida. El gato supo hacer valer a su amo inventando un título de Marqués de Carabas, y luego lo hizo ir a conocer al rey para luego arrebatarle las tierras al ogro. Con la astucia de un sabio, se cameló al ogro, que por vanidad, cayó en la trampa del gato, que convenció al ogro para que mostrase sus poderes, cambiando de ogro a león, y por último, a ratón! Así que acabó comiéndoselo, como buen gato, sin dejar ni rastro del ogro! ¿Al ogro lo venció el gato? ¿O fue su vanidad? En fin, que el gato sigue libremente callejeando y el amo con la princesa; y el ogro comido, por vanidoso!

Pues yo con mis botas y mi zurrón, comienzo otra cuestión, mi nuevo post, este nuevo look callejero en el que las botas son las protagonistas. Son de ante suaves y calentitas, y las compré en Cuplé hace varias temporadas; el tacón es muy cómodo! El short es de Zara, también de hace varias temporadas, es de piel marrón. La camiseta con toques rockeros es de Bershka y la gabardina es de Roberto Verino, de estampado leopardo y de tejido charol negro. Esta firma hace prendas joya en cada una de sus colecciones, y me encanta! Aunque para este look, me gustaba más de una combinación, y este chaquetón de pelo comprado en un mercadillo por 10 euros y maqueado a juego con el bolso con un tigre en la espalda, también me parecía espectacular para la ocasión! ¿Cuál os gusta más?

En cuanto a los complementos, el bolso lo compré en un mercadillo por 5 euros, y lo he personalizado con un tigre, algunos remaches y una asa bordada, aunque el encargado de montarlo ha sido mi marido Felix y como veis, ha quedado genial! Las gafas, también de estampado print, son de Bimba y Lola.

Bueno, pues la gata se va a callejear! Je je. Y espero encontrarme con muchas gatitas más en mi camino! ¡Que callejeéis mucho, pero con las botas puestas!

¡Hasta pronto corazones gatunos!

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Deja una respuesta

Like Us On Facebook

Facebook Pagelike Widget

Entradas recientes