Pájaros en la cabeza

Mi look prenavideño se compone de elementos muy personales. La falda está confeccionada artesanalmente, lleva un cancán con botones, los cuales se pueden desabrochar para que baja el volumen, y un tejido que habla de Amor. Me la cosió un amigo de mi pueblo que cose maravillas, Vicent Botana, un artista de la costura! La capa es de Custo Barcelona de hace varias temporadas, tiene un bonito diseño y el detalle de la espalda le da un toque original. La camiseta, las medias y los guantes son de Zara.

En cuanto a los demás complementos, las joyas son de uno de 50 y Sin Receta. Me las han cedido en la joyería de mis amigos, Arias Onil. El bolso negro es de mercadillo y le he dado mi toque personal colgándole esta pequeña manzana de color rojo pasión que va a juego con la falda y los zapatos, que son de Uterqüe, con remaches de distintos tipos y espectaculares! El cinturón es de Bimba y Lola y por último, y lo más especial, es el tocado, que me lo hice mi querida hermana Rosa, la protagonista del siguiente cuento que quiero compartir con tod@s vosotr@s:

Pájaros en la cabeza

Había un vez una princesa tan dulce que su corazón era de mermelada de frambuesa, sus manos eran bonitas y tan blancas que, al moverlas, parecían palomas flotando recién salidas de una chistera de mago. Su personalidad era lo que más bonita la hacía, sencilla, amable, generosa, y tan humilde y buena que cuando alguien la conocía, si tenía un problema o una preocupación, iba enseguida en su búsqueda para que Corazón Frambuesa, con su bondad, le quitase las penas. Pero la vida es solo un camino en el que nadie conoce el final de la senda de cada caminante, pero Corazón Frambuesa vio cerca un final. Soñó que pronto comenzaría un largo viaje a las estrellas, y al despertar de su sueño, quiso dejar pedacitos de su felicidad. Comenzó a hacer tocados de pájaros de colores para despedir con alegría sus últimas Navidades, y los fue regalando en la cena de Nochebuena. Todos llevábamos pájaros en la cabeza. Fue una noche inolvidables, y cada Navidad, la princesa de corazón de frambuesa brilla en lo más alto del cielo, donde están las estrellas que iluminan los sueños.

¡Espero que os guste y hasta pronto corazones soñadores!

 

 

 

 

 

 

 

 

Deja una respuesta

Like Us On Facebook

Facebook Pagelike Widget

Entradas recientes